sábado, septiembre 19, 2009

Sony eBook Reader PRS-505 LC

Mi eBook Reader

Me encanta este cacharro. Estoy bastante contento de haberle pedido a José Mª (gracias) que me lo trajera de su viaje a Seattle, ya hace 4 meses. Esta pequeña maravilla (175 x 122 x 8 mm y menos de 260 gramos) es capaz de mostrar en una escala de 8 tonos de gris (parecen pocos pero os aseguro que son suficientes) el texto de documentos Pdf, Word, BBeB, Txt, Rtf, así como imágenes en formato Jpeg, Gif, Png y Bmp con una definición asombrosa. Además, es capaz de reproducir Mp3 y Aac sin DRM, para lo que el aparato en cuestión trae el conveniente conector a fin de enchufar los oportunos auriculares. La calidad de sonido no está nada mal, pero no es la del Minidisc…

A pesar de que no utiliza retroiluminación de la pantalla (lo cual significa que sin luz ambiental no se puede leer, al igual que cualquier libro), sino una tecnología de tinta electrónica (E-ink), la claridad de los textos en comparación con la lectura en cualquier otro tipo de pantalla que hasta ahora haya experimentado es simplemente mucho más cómoda y no produce fatiga, al contrario de que algún libro que me he leído en pdf en la pantalla del portátil (vale, ya sé que con un refresco de pantalla de 60 Hz en un portátil no se puede esperar otra cosa, pero con un eBook Reader no importa el refresco, porque no lo hay).

Al abrir la caja nos encontramos con el lector propiamente dicho, una carcasa o funda que al utilizarla nos da mayor impresión de que estamos ante un libro real y un cable USB, aparte del manual y el software para Windows (ahora en la página de Sony hay una versión también para Mac). No viene cable de alimentación, ya que es un accesorio opcional y se puede recargar conectándolo al PC o Mac a través del puerto USB (de todas formas, para que me venga un enchufe con conector para Estados Unidos, prefiero no tenerlo).

La batería se supone que tiene una autonomía de hasta 7500 páginas, según las especificaciones técnicas (en inglés) de Sony. Digo se supone, porque a mí, realmente, me durará algo más de 1500  (unos 6 o 7 libros del tirón), eso sin utilizar la reproducción de sonido, por supuesto. En cuanto a la música, como tengo un iPod Touch, un iPhone 3G y un Minidisc, no es que utilice esa funcionalidad a menudo, precisamente…

La capacidad interna de memoria disponible es de 256 MB, lo cual me parece más que suficiente para poder llevar una biblioteca decente en largas ausencias fuera de casa o para leer en tren, cercanías, metro o avión. Sin embargo, por si alguien necesita más capacidad (sobre todo si quiere leer a la vez que escucha algo de música), las ranuras para tarjetas SD y Memory Stick Pro Duo posibilitan esos Gigas extras.

La visualización en pantalla es limpia y cómoda y aunque no es antirreflejos se puede leer perfectamente aunque haya un foco de luz incidiendo sobre ella directamente. Además, la orientación de la pantalla es modificable y se puede poner en horizontal si así se desea. El manejo es sencillo y bastante intuitivo, aunque muchas funciones se pueden realizar con distintas teclas (hay dos “pad”, uno a cada lado, una tecla de Bookmark, una de ampliación de texto, 10 de numeración, una de menú y otras dos de avance y retroceso). Por ejemplo, para pasar la página, se puede hacer desde la tecla de avance a la derecha de la pantalla (más adecuado cuando está encajado en la carcasa) o desde la tecla de avance del pad inferior izquierdo (más cómodo cuando se tiene el Reader suelto y sujeto desde abajo).

Ebook Reader 002

 

 

 

 

Foto con luces y sombras para que se aprecie cómo es la visualización con reflejos y distintos tonos de luz.

 

 

 

 

Para la lectura están disponibles 3 niveles de zoom, aunque el primero de ellos para muchos lectores resultará poco útil por su diminuto aspecto. Sin embargo el nivel 2 es similar a la tipografía de letra de un libro tipo novela. El nivel 3 supone una letra bastante grande (para mi gusto).

El software de sincronización es el Sony Reader Library, que funciona relativamente bien y es bastante fácil de utilizar. Sin embargo, a mí no me gustan las aplicaciones de sincronización en general (y me fastidia por los aparatos de Apple que tengo…) y tengo que reconocer que me ha sorprendido gratamente que Sony no lo haya convertido en una conditio sine qua non de su aparato. De hecho, me encanta lo de simplemente utilizarlo  como una tarjeta SD o Memory Stick cualquiera (o llave USB) y simplemente arrastrar hacia él los pdf u otros documentos que quiera incorporar, eso sí, en el directorio raíz. Si tiene una tarjeta insertada, actúa como lector en modo lectura/escritura, por lo que se pueden pasar los libros tanto a la memoria interna como a una tarjeta SD o MS directamente. Yo, particularmente, los tengo todos en una tarjeta SD de 2 Gb. He probado a pasarle un libro que compré con DRM a través del Software de Adobe Digital Editions y lo ha sincronizado perfectamente, tras dar la necesaria autorización al Reader (sólo permite visualización hasta en 5 dispositivos a la vez). He probado a borrarlo y en vez de sincronizarlo, pasarlo arrastrándolo al raíz del Reader y funciona también (si no se ha dado autorización al dispositivo antes, no).

El software de utilización del propio Reader también es muy sencillo, mostrando una lista de opciones, seleccionando la apropiada según la numeración de la misma a través de los botones numerados a la derecha de la pantalla. Permite continuar la lectura del último libro en el sitio donde se dejó, listar los ebooks por título, por autor o por fecha, crear colecciones, establecer favoritos (bookmarks) y listarlos, así como cambiar la orientación vertical u horizontal de la pantalla.

Al arrancar tarda aproximadamente unos 15 segundos en estar operativo y cada vez que se pasa página entre 1 y 2 segundos. Para apagarlo completamente se tiene que realizar a través de las opciones de su sistema operativo, ya que de hacerlo directamente mediante el pulsador de encendido, lo deja en stand by (al recuperar lo hace al instante, no tarda otros 15 segundos), eso sí, con la pantalla apagada. Para apagado completo tarda unos 6 segundos.

Como comentario a mis impresiones me parece un dispositivo fabuloso, con una calidad sorprendente y más que adecuado para leer en él unos cuantos libros. La pega que le veo es para la visualización de pdf de tamaño mayor (es decir, de tamaño A4), ya que pese a que se puede utilizar un nivel de zoom mayor, con éstos tiende a distorsionar el maquetado del texto (no me refiero a que se vea mal, sino que descoloca los elementos e imágenes) y por tanto la experiencia de usuario es bastante peor que con aquéllos de tamaño A5 o inferior. Si sacan un reader con tamaño A4 (como el Kindle 2), me lo compro. Mejor si es de Sony.

Se me olvidaban dos cosillas: una, que no lo venden todavía en España (venden otros como el Papyre, Inves, iRex, etc), la otra, que el software de navegación está sólamente en inglés (por si a alguno le supone un inconveniente). Por cierto, que Sony ya ha sacado nuevos modelos más completos y a este modelo le ha bajado el precio 20 USD, ya que antes costaba 299 USD y ahora 279 USD (más impuestos, claro).

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

2 comentarios:

A las 20 de septiembre de 2009, 11:46 , Blogger Alfonso de la Fuente Ruiz ha dicho...

Seguro que a alguien de letras como tú le resultará muy útil poder llevar esos "tochilos" de leyes y decretos en una tarjetita de memoria para leer con comodidad. Con tu artículo ya se puede decir que ha comenzado la modernización de la jsuticia que anunció el viernes el ministro Caamaño :)
Para mí el aparatito de marras, con todas sus virtudes, tiene al menos cinco puntos de mejora:
1) Tamaño de la pantalla: siempre cuanta más, mejor, con el límite marcado por su peso y manejabilidad. Además debería abandnar el paradigma del cambio de página, pues con la tinta digital ya no es necesario (sobre todo si hay que esperar dos segundos a que pase CADA una).
2) Precio Venta al Público: Se van a vender igual, pero de momento tienen un precio reservado a "early adopters" y empleados de banca. O las dos cosas a la vez ;)
3) Simplificación: Si es un libro, pues es un libro, que no le metan audio porque lo encarece, incrementa su peso y complica el manejo. Por otra parte, si tiene diez veces más botones de los que mi abuela podría memorizar en menos de un minuto, lo considero demasiado "user-unfriendly".
4) Memoria: Es funda-mental, como la boina. Si tengo que pagar más de mis duramente ganados euros para andar comprando tarjetinas de memoria, porque en la interna no me caben ni cinco revistas en PDF, entonces es un sacaperras.
5) DRM: El peor invento del último siglo. Un golpe a la desesperada de los cárteles de la propiedad intelectual cuyo modelo de negocio se quedó obsoleto con la invención de internet y ahora dan sus últimos coletazos, no por ello menos peligrosos. Afortunadamente tenemos fuentes inacabables de contenido libre.

Por lo demás, ¡enhorabuena! por abrir brecha con las nuevas tecnologías te has ganado un gallifante :D
No te dan comisión por hacerles este "review" de su producto, ¿verdad que no?

En otro orden de cosas, échale un ojo a este vídeo titulado "Bella Gaia". Estoy seguro de que a un fan de Lovelock como tú le gustará.

 
A las 16 de octubre de 2009, 18:33 , Blogger NeuroChema ha dicho...

Tío, que parece que te patrocina Sony.... VIVA APPLE!!!!!!!!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal